Esa gran película de los 80 titulada La princesa prometida nos ha dejado una de las frases mas famosas del celuloide.

Anuncios